Radius: Off
Radius:
km Set radius for geolocation
Search

Estado de Jalisco

Estado de Jalisco

Tierra de ricas tradiciones

 

escudo de jaliscoJalisco es la cuarta entidad federativa más poblada de México, y uno de los más desarrollados en el país en cuanto a actividades económicas, comerciales y culturales. En cierta partes de la capital y de algunos municipios el nivel de vida es comparable al de países como España e Italia, pero al igual que en el resto de México dicho nivel de vida no es representativo de todos los municipios, también existen en los alrededores o periferia de la ciudad, círculos de desigualdad y pobreza.

Limitado por ocho estados y el Océano Pacífico, Jalisco se encuentra en la región occidente de la República Mexicana; adoptando para su régimen interno, según lo establece el artículo 2° de su Constitución Política, la forma de gobierno republicano, democrático, representativo y popular, teniendo como base de la división territorial y de la organización política y administrativa: el municipio libre.

RIGEN Y SIGNIFICADO DEL NOMBRE

La palabra Jalisco es de origen maya arcaico, de antes de la emigración de la mayoría de su pueblo. Esta palabra quedó como topónimo; los otros pueblos que llegaron con posterioridad, con dificultad podían entender el maya arcaico.

Jalisco significa: Ka-lig-co, de co=agua,lig=blanco transparente, ka=otro; “las otras aguas transparentes”, es probable que antes existieran esteros de aguas claras y limpias

Se cuenta que la aparición formal de los primeros asentamientos humanos en el occidente de México se remonta hace 7 mil años.

El territorio del actual estado de Jalisco estuvo habitado por diversas etnias: bapames, caxcanes, cocas, cuachichiles, huicholes, cuyutecos, otomíes, nahuas, tecuejes, tepehuanes, tecos, purépechas, pinomes, tzaultecas y xilotlantzingas, pinos, otontlatolis, amultecas, coras, xiximes, tecuares, tecoxines y tecualmes.

Durante el año 100, en la costa de Jalisco, entre Puerto Vallarta y Cihuatlán, así como en el oeste de la entidad; se desarrolla una cultura semejante a las de Colima y Nayarit, cuyos asentamientos principales se establecen en Tuxcacuesco, Autlán, El Ixtépete y cerca de Barra de Navidad. Su cerámica evoca motivos mortuorios, militares y costumbristas.

Ya en el año 618, se da la expansión cultural tolteca llegando hasta la región de Xalisco.

Para 1325, se funda la localidad de Ameca que enfrenta las constantes invasiones de los tarascos, cuyo dominio se hace patente en toda la zona.

Sin embargo en 1510, los indígenas de Zapotlán, Sayula y Zacoalco con la ayuda de los colimenses, dejan de ser tributarios de los michoacano-tarascos, al triunfar en la guerra del Salitre.

Doce años despuése, en 1522, Cristóbal de Olid incursionó por Mazamitla y Tamazula en busca de minerales preciosos.

Para 1524, Francisco Cortés de Buenaventura explora el valle de Autlán, mientras que Alonso de Avalos recibe en encomienda la región sur de Jalisco hasta la ribera meridional de la laguna de Chapala, así como Cocula, Zacoalco y Sayula.

RESEÑA DE LA FUNDACIÓN

Las constantes incursiones del conquistador español Nuño Beltrán de Guzmán hacia las tierras occidentales del aquel entonces ya territorio de Nueva España, con el objeto de incrementar su dominio y poder sobre aquellos territorios, dieron como resultado el establecimiento de una nueva provincia que se llamó Reino de la Nueva Galicia. La región se encontraba habitada por varios grupos indígenas, entre ellos tribus cocas y huicholas.

Guadalajara tuvo tres asentamientos antes de establecerse en su sitio actual, en un principio estuvo en Nochistlán en el paraje conocido como la Mesa del Cerro, hoy conocida como San Juan. La fundó el 5 de enero de 1532 Cristóbal de Oñate, quien al efecto había sido comisionado por Nuño de Guzmán. Este deseaba contar con una ciudad que le sirviera para asegurar sus conquistas y a la vez poderlas defender de la belicosidad de los naturales. La Villa de Guadalajara la fundaron 42 vecinos; el nombre de Guadalajara lo tomaron en recuerdo de la ciudad española homónima, cuna de Nuño de Guzmán. Poco duró la Villa en este sitio, con la anuencia de Guzmán, Juan de Oñate (hijo de Cristóbal de Oñate), Miguel de Ibarra y Sancho Ortiz, el 19 de mayo de 1533, proyectaron mudarla de lugar. Ante la orden de Juan de Oñate quien fue comisionado por su padre alcalde de la nueva villa, el 24 de mayo de 1533, se ordenó que la fundación se realizara en las proximidades de Tonalá. Así, para el día 8 de agosto de 1533, Guadalajara se encontraba en su segundo asiento. Después de dos años de permanecer la villa en ese sitio y tras los ataques constantes de los grupos indígenas, Nuño de Guzmán ordenó que se fundara cerca de Tlacotán, antes de marzo de 1535, una vez más se cambió el sitio de la villa. El 8 de noviembre de 1539 el emperador Carlos V concedió escudo de armas y título de ciudad a la nueva villa de Guadalajara. La nueva ciudad fue atacada el 28 de septiembre de 1541 por los aborígenes que habían participado en la Guerra del Mixtón. Cristóbal de Oñate, entonces gobernador de la ciudad organizó una batalla contra los aborígenes de la que resultaron victoriosos los nuevos habitantes de Guadalajara. Pensaron entonces trasladarla al valle de Atemajac, por este valle corría el río ahora conocido como San Juan de Dios y era un sitio más seguro para ser defendido de cualquier ataque de los naturales.

Rereferncia:

http://goo.gl/9738MB

Deja un comentario